My Blog

My WordPress Blog

Deportes

Julia Riera, de la mala suerte por perderse su primer Roland Garros al inmejorable inicio en el WTA de Rabat

Julia Riera arrancó la temporada 2023 con dos grandes objetivos: meterse entre las 150 mejores de la WTA y retozar las qualy de los Grand Slams. Soñaba con cumplir esa segunda meta por primera vez en Roland Garros, pero no podrá hacerlo, porque cuando cerró la nómina de entrada para la período previa del Grand Slam francés, que arrancó el lunes, todavía estaba fuera del top 250. Esa mala suerte, igual, terminó siendo poco positivo. Es que la pergaminense decidió servirse esta semana que se liberó en su calendario para retozar el WTA 250 de Rabat y terminó firmando un inicio inmejorable en el mayor nivel del tenis afeminado.

Riera, de 20 abriles y 195ª del mundo, arrancó su camino en el certamen marroquí con una gran triunfo frente a la francesa Kristina Mladenovic, ex número diez del mundo, a quien venció por 6-3 y 6-0 en una hora y seis minutos de solaz. Fue el primer triunfo de su carrera en un evento WTA. Este miércoles (cerca de las 10:00 hora argentina) irá por el segundo frente a la egipcia Mayar Sherif, 55ª del ranking y tercera favorita.

La porteño jugó un partidazo frente a Mladenovic, que viene de temporadas complicadas por lesiones y hoy está 165ª, y celebró con ganas un logro enorme en su carrera, que llegó casi inesperadamente.

Riera vivió entre el 17 y el 30 de abril dos semanas soñadas en Guayaquil, donde conquistó dos títulos ITF W25 al hilo. Con esas consagraciones se aseguró romper la barrera del top 200, aunque tuvo que esperar hasta el 8 de mayo para aparecer en su nueva posición, la 193ª. Porque en ese momento se estaba disputando el WTA 1000 de Madrid, que arrancó el 25 de abril y finalizó el 7 de mayo. Por eso, el 1° de mayo, el día venidero a su segundo festejo en tierras ecuatorianas, no se actualizó el ranking. Justo ese día, adicionalmente, cerró la nómina de ingreso para la clasificación de París y ella, en el 252° ocasión, se quedó fuera.

Aprovechando que muchas de las jugadoras que tiene hacia lo alto en el ranking decidieron ir a agenciárselas un ocasión en el main draw de Roland Garros, pudo meterse directamente en el cuadro de Rabat, un certamen que tiene como máximas favoritas a la italiana Martina Trevisan, 26ª y semifinalista el año pasado en Bois de Boulogne, y a la estadounidense Sloane Stephens, 35ª y campeona del US Open 2017.

La argentina, 17ª mejor rankeada entre 32 jugadoras, no había jugado nunca un torneo del WTA Tour. Sí había disputado algunos WTA 125, segundo nivel del circuito, equivalente a los challengers de la ATP. Pero ni esa inexperiencia ni las credenciales de su rival -Mladenovic alcanzó los cuartos de final del US Open en 2015 y del “ancho” francés en 2017- le pesaron cuando salió a la cancha en la hacienda marroquí.

Riera comenzó a retozar al tenis a los 7 abriles en el Club Gimnasia y Esgrima de Pergamino y no tardó en destacarse por su talento. Sin confiscación, en 2015, a los 13, colgó la pala, cansada de las dificultades y las exigencias de un deporte en el que suele hacerse todo cuesta hacia lo alto. Al año venidero, un llamado de Daniel Orsanic, por entonces Director de Desarrollo de la AAT, la motivó a retornar a nacer. Y desde que carretera otra vez una cancha, no dejó de crecer.

Antes de Rabat, Riera no había jugado nunca un torneo del WTA Tour. Foto Instagram @juliriera1


Antes de Rabat, Riera no había jugado nunca un torneo del WTA Tour. Foto Instagram @juliriera1

A nivel profesional, la pergaminense lleva ganados cinco trofeos del ITF Women’s Tour. Los dos primeros llegaron en 2021, dos W15 en Antalya, Turquía. Sumó uno más, el W25 de Trieste, Italia, el año pasado, que comenzó fuera del top 650 y finalizó 261ª. Y en este 2023 agrandó su palmarés con esas dos victorias seguidas en Guayaquil que le permitieron irrumpir en el gajo de las 200 mejores.

Fue adicionalmente una de las figuras del equipo argentino que se impuso invicto el Grupo I Américas, a mediados de abril en Cúcuta, y se clasificó a los Playoffs de la Billie Jean King Cup 2023. En esa ciudad colombiana ganó los seis partidos que jugó, cinco singles y un dobles. La AAT anunció este martes que, por esa función, fue elegida por los fanáticos para aceptar el “Premio Corazón”, que reconoce a las tenistas que representan a sus países en ese torneo con distinción, muestran un coraje fantástico en la cancha y un compromiso sobresaliente con los ideales de la competición.

“Estoy en mi mejor momento y en mi mejor nivel tenístico”, comentó la porteño en una entrevista con el diario La Opinión, de Pergamino, hace diez días. “Con los partidos en la Billie y los ITF de Ecuador sumé más confianza y subí mi nivel”.

Y aunque se quedó con las ganas de retozar la qualy de Roland Garros, ese brinco que pegó en el ranking a principios de este mes -y que se acentuará el lunes porque aparecerá, al menos, 184ª- ya le garantizó, ileso alguna sorpresa, que podrá retozar la período previa de Wimbledon. Mientras, Julia sigue ganando ritmo y experiencia y rompiendo barreras, como hizo en su inicio en Rabat.

Mirá todavía

Link de referencia

LEAVE A RESPONSE

Your email address will not be published. Required fields are marked *